Recovecos en nuestras cabeza

Los hidratos de carbono son el combustible más importante del cuerpo. Son absorbidos en el tracto gastrointestinal y procesados en el intestino delgado y el hígado (liver- de vividor, en inglés). De ahí se envía a las células para sacar energía en forma de ATP. Que es con lo que funcionamos durante el ejercicio, en realidad también para vivir, pero en lo otro tenemos prisa.

A menudo, un sabor dulce en la boca, sin que llegue más allá,  incluso sin masticar, puede ser suficiente para darnos esa energía. Los estudios demuestran que cuando un atleta mueve en su boca una solución que contiene carbohidratos dulces pero no la tragas, nuestros cuerpos actúan como si esos carbohidratos estuvieran ya en circulación, lo que significa que los atletas pueden rendir más y por más tiempo.

Se especula que esto es así porque la  boca tiene receptores que envían señales al cerebro diciendo que hay carbohidratos disponibles. Algo parecido, es día 30 puedo gastar que mañana cobro. Pero esto también conlleva que el sabor dulce activa áreas del cerebro asociadas con el movimiento. Y cuando activamos todos los procesos de movimiento pero no nos movemos….

El cerebro, parece que es fácil de engañar o al menos se hace líos con facilidad. Serán cosas de la evolución. Pero yo quiero tumbarme a ver una serie y el mío sabe que si lo hago mañana tengo que trabajar el doble… Mierda de evolución…

Resultado de imagen de cerebro

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s