Desayunos en madrid…

Ya sabéis ese tópico de que el desayuno es la mejor comida del día. Pues yo lo llevo al extremo, siempre. De inicio, suelo desayunar dos veces al día, cómo mínimo. Pero si estoy de vacaciones puedo hacerlo mucho más. Hay gente que hace merienda-cena, pues yo hago desayuno-almuerzo. Ah! que ya está inventado y se llama brunch? Pues yo lo había inventado hace muchísimos años.

A veces algunos de mis deportistas me cuentan sus desayunos y ¡todos los días son iguales! Es un ERROR GRAVÍSIMO, además de nutricionalmente negativo, es que no sabes lo que te estás perdiendo.

Una de las cosas que más me gustan de Madrid es que los sitios para desayunar salen como setas y últimamente observo que la gente hace un montón de planes mientras desayuna. Será que por la mañana somos más optimistas? Serán los estimulantes del café o té? Será el olor envolvente a croissant?

Os dejo algunas direcciones cerca del Retiro, así hacéis el plan perfecto : PASEO + DESAYUNO ; YOGA + DESAYUNO : CORRER + DESAYUNO…

Mi desayuno de hoy fue en Fonty:

http://madridalacarta.com/en-madrid-restaurante/fonty/gallery/#aebdf

No se por qué este sitio me recuerda a Javi Cx, espero que algún día su NIDITIS (no es una inflamación del nido, sino una empresa muy guay que te lleva comida al curro http://www.niditis.com) le deje tiempo para probar sus desayunos.

 

Para permitirte pecar con algún dulce (solo de vez en cuando 😉 me gusta  ir a Mama Framboise. Ahora han abierto uno en Colón y es muy chulo. Además venden panes diferentes que están muy ricos.

http://mamaframboise.com

 

Otro sitio muy cerca del Retiro es Magasand, dónde hay sandwiches y bastante variedad de desayunos. Además puedes leer revistas que normalmente no encuentras en ningún sitio.

http://magasand.com

 

Pero vamos, que en Madrid, como en el resto de España, allá donde mires hay una buena cafetería con tostadas de jamón, aceite y tomate y el típico café a temperatura “magma volcánico”, que te deja bastante recuperado de la actividad en el Retiro.

Imagen

 

Anuncios

SABORES

Justo antes de que empezara el frío compré un montón de cajas de infusiones de diferentes sabores y “temáticas”. Todas las noches de invierno, desde hace años, después de cenar y después de venir de entrenar del campo de rugby o del gym, alguien hace la pregunta. Antes Zack, ahora Jess, muchas veces Alv… “Infu?” palabras mágicas. Una bebida caliente sin zapatos  es más de hogar que un sofá! Aunque la combinación de las dos cosas + manta es el guru-guru invernal perfecto.

Parece que en diciembre todo se acelera y  es pre-Navidad todo el mes, salimos más, comemos y descansamos peor. Pero por muy tarde que llegue a casa siempre, siempre nos tomamos una infusión. Hoy hemos elegido una que se llama Felicidad. No recordaba el sabor pero os juro que el primer sorbo ha sido como una infusión de curry. ¿Por qué? He leído los ingredientes y lleva: canela, jengibre, hinojo, anís, regaliz, cardamomo, naranja, albahaca, pimienta negra, lavanda y clavo. Muchos de esos ingredientes los lleva el curry. Pero en mi segundo sorbo, los sabores de canela y regaliz eran más potentes. Sería la sugestión de haber leído los ingredientes?. Será que tenemos que probar las cosas varias veces?

El mes pasado, la revista Investigación y Ciencia, dedicó su número a la alimentación. Uno de los artículos, titulado “Claves de la alimentación” hablaba sobre cómo nuestra consciencia sobre los sabores ha avanzado en los últimos años, cómo la globalización hace que ahora seamos conocedores de nuevos sabores que antes no estaban descritos y como hay mecanismos que condicionan nuestras preferencias gustativas.

Las enzimas de nuestra saliva fragmentan los alimentos llevando la comida hacia las papilas gustativas, que son un montón de protuberancias que recubren la lengua. En el instituto y en la facultad estudiábamos que la lengua tenía zonas específicas para cada sabor. Este mapa lingual era de 1901 y hoy está completamente superado. Se sabe que en cada papila hay “botones gustativos”, unas estructuras bulbosas formadas por entre 50 y 100 células replegadas unas sobre otras en forma de pétalo de flor. Estas células cuentan con receptores químicos que identifican los 5 sabores básicos: amargo, dulce, agrio, salado y umami  (es una palabra japonesa que describe sabores como la carne asada o la salsa de soja).

Pero, para qué sirven los sabores? Por qué viene nuestro cuerpo con esa app? Pues bien, los sabores nos ayudan a dar el visto bueno para comer lo que tenemos en el tenedor, así si es dulce o sabroso, probablemente sea nutritivo, pero si es amargo, tal vez sea tóxico. Además todo esto lo completamos con toda la información que nos da la nariz. Ayer cenando, Sobrado (hola man!) nos habló de una cerveza que olía fatal pero estaba muy muy buena. La nariz, por su parte, desde el paladar, detecta miles de compuestos volátiles, que integrados con lo que viene desde las papilas, dan un montón de sabores complejos. A veces, es un aviso más, pero nuestro cuerpecillo serrano nos da la oportunidad de que la boca pruebe lo que rechaza la nariz.

Ahora que los dos millones de programas de cocina que hay en la tv (yo no he visto ninguno pero no paraos de hablar de eso), todo el mundo domina un lenguaje plagado de palabras sobre sabores, pero si queréis algo aún más fuerte, ahí va el siguiente dato. Lo que una madre toma durante el embarazo, en nuestra vida (ya fuera de la madre), suele ser de nuestros sabores preferidos, porque, si mamá lo come, es que es bueno. Sin embargo ante algo desconocido, los niños por ejemplo tienen que probarlo una media de 9 veces, antes de que empiece a gustarles. Y algo más, varios experimentos con ratas, han demostrado que el que alguien ingiera algo que en principio no te gusta, te lo hace familiar y al final apetecible, claro que el experimento era con cacao (así cualquiera pica).

Por lo tanto, nuestro apetito puede ser condicionado por nuestras papilas, nuestra nariz, lo que haya comido nuestra madre, lo que hayan insistido  en que nos guste algo y lo que coma nuestro entorno.

En este enlace de la revista Nature se puede ver un mapa de sabores conectados ( http://www.nature.com/srep/2011/111215/srep00196/full/srep00196.html ), en el que se puede ver que un montón de alimentos comparten sabores y los dibujan conectados por lineas de diferente grosor según la relación que guardan con la abundancia de elementos comunes. Se dividen los alimentos en 14 categorías y se conectan según los sabores que comparten. Entre los alimentos que más sabores comparten están la cerveza y el rosbif (106 coincidencias). Quesos y vinos contienen muchos compuestos que suscitan el mismo sabor. Entre las frutas, la fresa comparte sabores con otros 42 alimentos.

Imagen

Algunos chefs con rollito científico ya habían visto que combinar alimentos tan diferentes como el chocolate y el queso azul no es algo tan descabellado y que sumando otros compuestos casan perfectamente en una de sus creaciones. En fin, a mí aún se me hace la boca agua cuando recuerdo las torrijas con  helado de curry que hacía Camacho en el 15 en 22. Hablando de curry… el sabor de mi infusión en mi último sorbo es casi menta, pero ahora está frío. Otra infu?

CRUDÍVOROS…

Crudívoros. Hace unos días leí en un periódico las declaraciones de una crudívora: “no como alimentos cocinados y solo he tenido que ir una vez al médico”. En los últimos cuatro años he comido bastante mal, para lo que me gustaría comer, pero no he tenido/podido ir al médico. Tenía tantas cosas que hacer y pensaba que tenía una responsabilidad tan alta en ellas, que me olvidé de mis enfermedades, molestias, dolores, catarros, gripes, etc. En las últimas dos semanas, y después de que un ámbito muy importante de mi mundo sufriera una sacudida, he ido 5 veces al médico. Conjuntivitis. Un bulto. Un catarro. Un dolor de rodilla. Un dedo del pie roto. Está claro. Es hora de hacerme crudívora.

Los crudívoros no comen alimentos cocinados, se nutren con frutas, verduras, frutos secos, germinados, algas. Hay muchos nutrientes que se destruyen a más de 40ºC y al mismo tiempo se liberan sustancias tóxicas. Parece estar comprobado que su piel mejora y tienen mayor vitalidad que los que usamos el fuego.

Ahora ha llegado el momento de tomarme las cosas sin cocinar, y me refiero a las responsabilidades y a las decisiones, así que, allá voy! Esta es la semana.

Imagen

PRIMAVERA Y DIETA

 

Pues sí, al fin llegó, la primavera, y aunque mañana amenazan con lluvia (y todas las vacaciones, no podía ser de otra manera), hoy ha salido un sol radiante y ya hay deportist@s planteándose que su cuerpecillo serrano se tiene que meter en un traje de baño en breve.

Así que, aunque hoy voy un poco mal de tiempo, os dejo 10 consejos para que la obsesión por el “six pack” no nos haga hacer locuras:

1. KEEP TRAINING – Sigue tus entrenamientos con regularidad. Hay deportistas que bajan su ingesta de nutrientes y se escudan en esa excusa para no entrenar. Mal, entrenar es lo principal.

2. TODO IMPORTA – Por otro lado hay deportistas que como se machacan entrenando creen que hay barra libre para comer todo lo que se le ponga por delante. Malas noticias, en este aspecto importa la cantidad, la calidad y el tipo de nutriente que comemos.

3. BE WATER – No te olvides de tu hidratación. Y no me refiero solo al momento entrenamiento o post-entrenamiento. Vigila durante todo el día el color de tu orina para saber si lo estás haciendo bien en este sentido. 

4. EQUILIBRIO – Cada macronutriente (nutriente que aporta calorías) debe que tener su porcentaje en cada una de nuestras comidas. Nos aferramos al éxito de dietas que apartan un determinados macronutrientes (proteínas, hidratos de carbono o grasas) olvidando que todos tienen su labor para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Teniendo en cuenta esto debemos elegir:

5. PROTEÍNAS DE ALTO VALOR BIOLÓGICO – Son un nutriente esencial para regenerar el tejido muscular y podemos encontrarlas en huevos, carne y pescado, legumbres y lácteos. Lo ideal es tomar 1,2 o 1,5 g por cada kg de masa corporal. Tomar más sería someter a nuestro cuerpo a mucho trabajo.Imagen

6. HIDRATOS DE CARBONO COMPLEJOS – Es la fuente principal de energía y además “dan buen rollito” porque nos mantienen activos. Deben suponer entre el 55 y el 65% de nuestra ingesta calórica diaria. Debemos buscar los que tengan un INDICE GLUCÉMICO BAJO (indica la velocidad con la que el organismo degrada este hidrato hasta que se convierte en glucosa en sangre). Un bajo indice glucémico conlleva procesos metabólicos más lentos vertiendo a las sangre la glucosa lentamente y asi no se “vuelven loco” nuestro mecanismo de insulina. 

7. GRASAS GÜENAS – Se moderado con las grasas de animales saturadas, presentes en  el queso curado, mantequillas, lácteos sin desnatar y empieza a darle importancia al aceite de oliva, los frutos secos y el pescado azul. Eliminar completamente las grasas pone en peligro varios procesos metabólicos ya que intervienen en la formación de lipoproteínas, dan protección térmica y mecánica y son nuestro “almacén” de reserva.

8. SUPERVITAMINARSE Y MINERALIZARSE, para los que no conocisteis a Superratón, este era su lema y para llevarlo a cabo, no hay nada mejor que tomar fruta. Si es de diferentes colores mejor, porque así variamos el tipo de vitaminas. Olvídate de las excusas en este sentido y cambia de hábitos y empieza ya!. Además son tan bonitas…

 Imagen

9. SUPLEMENTOS – Realmente entrenas tanto y comes tan poco como para necesitar suplementos?. Se muy cuidadoso con esto, ni todos hacen lo que prometen ni le salen gratis al bolsillo y a tu cuerpo. Consulta a profesionales si tienes dudas.

 

10. ALCOHOL – Sí, se puede tener vida social sin alcohol. Alguien fue vendiendo que la cerveza es lo que mejor hidrata después de entrenar. Hidrata como líquido que es pero también tiene alcohol que produce bastante deshidratación y nos supone muchas calorías vacías. Ya ni hablamos de los otros tipos de alcohol. Se moderado y no tires en un fin de semana lo que construyes entrenando durante toda la semana.

 

 

DESAYUNOS DE DOMINGO

desayuno sunday

 

Después de pasar una mala noche despertándome continuamente con pensamientos recurrentes sobre esta temporada rugbística, decido ir a correr al Retiro. Los domingos el Retiro esta overbooking total, pero mola ver a tanta gente saliendo temprano a correr, tal vez nuestra culturilla deportiva esté cambiando…

En la película Beautiful girls (1996), Uma Thurman habla de los desayunos con el periódico del domingo y eso es una de las cosas que más hecho de menos en este momento. Pero a falta de el plan favorito, no es mala la de ir a correr al Retiro y pegarme un buen desayuno energético a la vuelta. Fresas. Kiwi. Cereales. Arándanos secos. Yogur. Canela. Semillas y… (me merezco premio) sin café. 

El otro día me habló un amigo sobre la pereza que le daba comer fruta, pero lo bien que le sentaba una vez que lo hacía. Parece fácil, pero la mayoría de los adultos que conozco pueden pasar días sin tomar fruta y eso empobrece mucho nuestra salud. La fruta (también la verdura) tienen vitaminas y minerales que son imprescindibles para muchas funciones vitales. Pero además en el desayuno, sienta muy bien!!!

Hoy en Madrid no hace exactamente un Sunday, está a punto de llover o tal vez nevar, y aunque apetece quedarse en casa, me voy al Central a ver un partido de rugby… es la energía de la fruta!