riffs…

La vida merece la pena porque existe Led Zeppeling.

Cuando suena, te salen colmillos y podrías correr tan rápido como nunca habías imaginado. Pero no en una carrera, ni en una pista ni siquiera en la carretera. Seguramente podría correr así de rápido en un bosque con lluvia y con frío. Será porque en sus canciones siempre hacen referencia a las letras de Tolkien. Será porque son canciones a saco de invierno. O porque en los 70 todo era inviernos excepto las bandas de surf. O porque ese extraño medio de transporte con forma de balón de rugby lo asocio a lo centroeuropeo.

Pues Led Zeppeling es como tomar tequila y esa sensación de que puedes atravesar paredes. Que hace mucho que no tomo. Pero así lo recuerdo. Y por eso Led Zepelín como el tequila me lo oigo de vez en cuando, porque no debe ser muy bueno sentirse así a menudo. Pero hoy si.

Pues llevo todo el día con esta canción. Ya se que mucha gente asocia a Led Zeppeling con Stairway to Heaven pero para mí esta de abajo resume perfectamente la esencia de la banda y en días como no hoy no puedo dejar de oírla. Tequila.

 

 

 

Ya se que son muy famosos

Si veis que no escribo en unos días, salid a buscarme. Cuando no hay días de vacaciones, las vacaciones las tiene que crear la cabeza. Catarsis setentera!

Y para días más heavies… la mítica peli.

Seguro que es Blue Monday?

Pues se dice que el tercer lunes del año aumentan los indices de depresión, nihilismo y suicidios. Hay quién aprovecha el tirón y dice que se alegra la cosa con consumismo y millones de frases de autoayuda-automotivación-autoempalagodelyo.

Yo, me he despertado con “anginas” que es algo que pensabas que solo se tenía cuando te podían cuidar tus padres. Y tan ricamente, ya he desayunado dos veces, miro por la ventana y hace un solazo precioso, tengo ganas de ir a trabajar y sobre todo, me va la cabeza a mil de planes para el equipo.

Esto de ser contracorriente, es lo que tiene!

escribe un blog…

Estaba en un campeonato de España universitario, cuando oí por primera vez a unas chicas del equipo hablar de Gran Hermano. Como era algo tan extraño para el sentido común, se decía que eran actores, que montaban todo ese paripé haciéndose pasar por gente normal.

Muchísimos años después, no solo está “institucionalizado” sino que hoy es un tema de conversación porque empieza una edición más con gente polémica y que no son ejemplo de nada.

Como veo la tv por internet tengo que ser muy exquisita con lo que veo para no gastar datos. Por suerte, nunca los gasto con esa cadena. Prefiero leer blogs, porque sé que la gente que los escribe es más feliz, que la que se arruga viendo Telecinco…

http://well.blogs.nytimes.com/2015/01/19/writing-your-way-to-happiness/?_r=0

 

COMO TODOS LOS AÑOS…

Cuando mis colegas de profesión me hablan de “rutinas” de entrenamiento me entra un bajón enorme. Nada me hace sentir mejor que repetir patrones, pero por otro lado, nada me embajona más pensar que estoy haciendo cosas que ya he hecho. Es como si la vida fuera demasiado corta para no variar cosas. Y eso… a veces es un lío.

Como todos los años ha llegado la Navidad, la Nochevieja y los Reyes. Y como todos los años ha sido la mejor vivida nunca. Así es en mi familia, cada vez más y más locos. Al decir más, me refiero a gente, cada vez tenemos mesas más llenas. Al decir locos es que a las dos de la mañana estábamos berreando algo parecido a canciones de Julio Iglesias.

Y la vuelta a la normalidad que nunca es normalidad porque todo lo estoy cambiando de horas, formas y discursos, ha sido, como decirlo, superZEN. Si no se puede, no se puede. Si se puede, lo inteno bueno. Si puedo hacerlo bueno, tengo una vía para mejorarlo, y si tengo una via para mejorarlo puedo buscar hacerlo excelente.

Y claro, hay cosas muy malas en las que no quiero pensar porque me producen enfermedad, como le pasa a mi amigo Danés, pero es que no voy a pensar en ellas porque además hay cosas muy muy buenas que me producen todo lo contrario. Así que, como todos los años… voy en cuerpo y alma a por ellas!!!