Multas de Tráfico 7.0

Intento pensar con claridad justo en ese pequeño momento que no estoy con el mono del café y con las sobredosis. Si pensabais que venía una reflexión «sorry». Lo que quería decir es que ni por esas consigo pensar con claridad. Cosas que tendréis que contar a mi neurólogo en breve. Porque en mi cabeza, y más en verano, esa estación que todos disfrutáis y que yo llamo pretemporada, todo se mezcla y salen a flote recuerdos y sensaciones de otros veranos, otras ciudades y otros momentos. A veces incluso recuerdo sitios en los que no estado. No se, alguien me dijo que era por la reencarnaciones y eso. Y es que en mi familia hay muchas chicas llamadas encarni, debe ser. También me salen ideas estúpidas, no se, como una app que te premie por pasar por radares y no tener multa. Ya, ya se que esa es mi obligación… Pero yo me refiero, una app que evalúe la frecuencia por la que pasas por un sitio y las veces que te multan. Es decir: túnel de Guadarrama, 2 veces por semana durante 3 años, 0 multas: échadme puntos en mi carnet.  Otra app que te registre la compra que haces para que en la siguiente pruebes otros alimentos así evitas que tu organismo se canse de digerir siempre lo mismo. Otra app que te busques app que necesitas en el momento exacto, una app en la que escribas el estado de animo e isofacto te tenga una playlist preparada (el plan: A- seguir estado de ánimo o cambiar estado de ánimo).Bueno, puedo inventarme una app diaria. Pena que no conozco ningún informático…

He comprado el mítico libro de verano de Paul Auster, con sus míticos argumentos y sus colores sepia. Siempre te imaginas a los personajes de Auster como a los de las películas serias de Woody Allen (seguro que se han puesto de acuerdo, o también puede ser que ambos hablan del mismo lugar).

Y nada, eso es mi verano. Ah y que también veo por mi ventana colores supervívidos o vividos (que sin tilde debe ser algo así como  re-encarnados = muy rojo), como esa gente que ahora tiene un iphoneX y todo es color y fotografía estilosa. Lo de hasta ahora eran como cuando vemos videos de los 80.  Ay lo que nos depara el futuro…