Lisboa1

La playa como quien no quiere la cosa, como sí está ahí…

Llego a Lisboa por quinta vez y siempre me sorprende, tan cerca y tan desconocida, tan sorprendente, como ese compañero de clase que conoces cuando se va a acabar el curso y piensas, siempre, en el tiempo perdido.

Lisboa es una canción de los noventa de invierno, pero hay sol. Aunque Lisboa también son los Pixies, no se por qué, pero para mí siempre ha sido así.

Entre la calma y la reflexión, los colores oceánicos, los horarios tempranos, los bares con la decoración perfectamente descuidada, los contrastes, las paredes rotas como las frases…

Cierra los ojos para respirar.

Anuncios