Las tijeras de la cocina

Una de las cosas que más me irritaba al compartir piso después de vivir mucho tiempo sola es que Él no ponían las cosas de la cocina en el mismo sitio que yo. O tenían otra forma de meter las cosas en el lavavajillas (menos horas de tetris supongo). Me enfadaba cuando buscaba una taza de desayuno y estaba en el estante de las tazas de café cortado. Cuándo me quejaba de esto a A. él me daba sus razones para el cambio de lugar, el proceso de orden del lavavajillas y el cambio de las cucharas en el hueco de los tenedores. Así que sin darme cuenta desarrollé una tolerancia a estas cosas, pero no rollo resignación, desarrollé una tolerancia de la que estoy muy orgullosa.

Hoy he buscado las tijeras de la cocina. Normalmente están en un bote de cerámica roja junto con los otros utensilios de madera que se usan para cocinar. Pero mi sobrino las suele poner en el cajón de los cubiertos. Solo me ha llevado 10 segundos pensar que mi sobrino ha incluido las tijeras como utensilio metálico y no de madera, por lo que debería estar en el cajón de los cubiertos.
Orgullosa de mi tolerancia porque implica que mi primera reacción es ponerme en los zapatos del otro teniendo en cuenta su forma de razonar.

Pero, esto lo hago con ellos, a los que quiero con locura. Podré hacerlo con los demás? Creo que si porque es fácil viniendo de una tierra por dónde han pasado muchas culturas y ha creado una gente especial.

sin banderas y sin himnos, solo gente… feliz día de andalucia 🙂

Anuncios