Nathan Charles: esperanza de vida

Mamá, quiero ser pilier

Si Nathan Charles cumpliese la estadística, estaría muerto a los 37 años. Si los médicos hubieran acertado con la predicción que les hicieron a sus padres, no habría llegado a los 10 de vida. Si Charles no constituyese, como dijo su entrenador Ewen McKenzie, “un desafío a la lógica y a la ciencia”, no sería el primer y único deportista de élite conocido por practicar una disciplina de contacto y de la exigencia del rugby con una enfermedad de tal calibre. A Nathan Charles, el talonador australiano, le diagnosticaron fibrosis quística cuando era un bebé de tres meses: una patología genética, degenerativa y sin cura conocida, potencialmente mortal y primera causa de fallecimiento infantil en condiciones de este tipo en Australia. Un niño diagnosticado no suele alcanzar los 10 años. La esperanza de vida para los adultos, aseguran las cifras, son 37. Nathan Charles tiene 25: el sábado, en el segundo partido con…

Ver la entrada original 1.423 palabras más

Anuncios

ENELDO y FIBRAS MUSCULARES…

     Vivir en un barrio guay es… que leas una receta de “sardinas marinadas” y cuando te dispongas a hacerla, veas que necesitas sal Maldon y eneldo fresco, bajes y lo encuentres en un par de tiendas. Pues ese no es el caso de mi barrio. Las fruterías tienen lo básico y la tienda de ultramarinos (si, se sigue llamando así) está cerrada por agostez.   Pero mi barrio es un barrio perfe para CORRER. Como una isla entre la Casa de Campo, el parque del Oeste y el parque de la Bombilla, pero llevo 53 días lesionada y empiezo a valorar más tener una tienda gourmet con eneldo…

     Hoy me han hecho mi primera sesión de EPI, algo por lo que ya han pasado algunos de mis jugadores, y tengo que ser 24 horas sofá, libros, pelis, series y posiciones raras en la espalda para usar el ordenador. Algo fácil con el Mundial de Rugby Femenino jugandose y el Europeo de Atletismo. Pero, en estos días me muero de ganas saltar, correr, nadar, levantar, tirar, bailar…Tengo una energía que me sale por los dientes y no se dónde reciclar! Pero sobre todo echo de menos correr muy rápido y hacer yoga. Mucho. 53 días. Muchoooo.

epi

     Respecto a la EPI, os lo puedo contar de un modo más científico, pero básicamente es como quemar fibras raritas para que crezcan nuevas fibras bien colocadas y te dejen moverte con normalidad. Vamos, como una inquisición pero con los tejidos de nuestros cuerpecitos. Pero bueno, la parte positiva de las lesiones, es que te conoces un poco más, trabajas con tu mente en plan “hacerte más dura” y para mi trabajo estoy aprendiendo un montón de cositas que me cuenta el fisio. Y también, las lesiones, sirven para darte cuenta que tienes alrededor gente muy muy guay que te quiere un montón. Gracias Semidiós, Lerdis, Oti, family… Son cositas de fibras.

epi2

VUELTA A MADRID

Aunque volví el jueves a Madrid, no me he sentido con los pies en la Gran Vía hasta el sábado. Y, obvio, esto es una metáfora, porque no pisé la Gran Vía pero fui hasta las fiestas de San Cayetano en Metro y luego volví a casa andando pudiendo comprobar que todo estaba tal como lo había dejado, pero con más calor.

Una de las cosas que más me sorprendió es la cantidad de gente que hay en Madrid para ser primera quincena de agosto. ¿Y esto? ¿La crisis? ¿Madrid es lo mejor? ¿Os vais en Septiembre? ¿Todos estáis ya de pretemporada?. Nu se, pero era el primer año que vi tanta gente.

Como estoy lesionada no he tenido unas vacaciones muy “intrépidas” pero si he tenido tiempo para darle bien a la cabeza, con todo lo malo y lo bueno que lleva eso… Reformas en la cocina, en tu modo de vida, proyectos, etc. Así que volví no muy descansada de mente (si es que eso alguna vez se consigue –en-ello-yoga-estoy). Por eso el domingo, quedamos con mi amigo Kaiku, que sí que es intrépido y hicimos “el cabra” (jejejeje me encanta decir eso) subiendo a Peñalara. Quedamos con él a las 5.45h, para lo que nos tuvimos que despertar a las 4.00 a.m. Estaréis atando cabos (fiestas de San Cayetano y madrugón). Pues sí, Mar-can-do!!! A las 4 me desperté emocionada por el plan. Era una forma guay de probar mi rodilla antes de la temporada, de ver a Kaiku en su salsa y de conocer la sierra madrileña, que ahí estoy con bastante ignorancia.

Pues estuvo genial, hipoxia, frío y un amanecer espectacular.

Curiosamente Kaiku también se sorprendió de la cantidad de gente que había en la cima e incluso de la cantidad de gente que había pasado la noche allí. El nos contó que había luna llena y eran las perseidas, ya sabéis, eso de estrellas fugaces donde vas con una lista para pedir deseos y parece que el personal tiene muchos cosas que pedir… Kaiku adora la montaña en general pero especialmente ese zona, que es su hábitat y como el que está en casa, la protege y la cuida. Así que al bajar hizo un rápido llamamiento en las redes sociales sobre que subir a la montaña es muy bueno y todo eso, pero que, sobre todas las cosas, hay que cuidarlas y dejarla como si no hubiéramos pasado por allí. Ahora que somos tantos en Madrid más…

 

Por favor, no os perdáis:

– el blog de Kaiku en: http://www.kaikuland.com
– las fotos de kaiku en instagram: como kaiku (uno de los mejores fotógrafos de naturaleza)
– los comentarios de kaiku en twitter como @kaikuland

peñalara mar