press de banca

Siempre nos pasa. En la recuperación del press de banca, viene la reflexión más personal. En otros ejercicios hablamos de política o de deportes, pero a menudo, él para las mancuernas sobre su pecho y suspira. Y me cuenta…

Hoy he soñado que estaba en el vestuario de Ciudad Universitaria. He soñado los olores. He soñado los colores y el sonido de la ducha que nunca se termina de cerrar. He soñado poner crema calentadora en mis rodillas. Lo he olido. He soñado subirme las medias. Todo en su justo orden. Ponerme las espinilleras y las botas. Salir a calentar. Mi frecuencia cardíaca alterada por la competición. Salir al campo y empezar a calentar. Yo solo. Mis tobillos sueltos y saltando a ambos lados de la portería, caer al suelo sin un solo dolor y reincorporarme rápido y con la mirada hacia delante. Salgo de la portería para hacer unas carreras más largas y más intensas y me encuentro con el seleccionador. “Te veo superbien”, me dice, “¿por qué no te vienes al otro campo y juegas con la selección?” Sonrío emocionado y le contesto “pero no puedo, ahora soy parapléjico, no lo recuerdas?” y sigo corriendo, impulsando con mis tobillos ligeros, suelto, flexible y fuerte y sigo sonriendo. Con esa sonrisa me despierto y soy feliz con mi vida pero ojalá soñara todas las noches que vuelvo a prepararme para jugar al fútbol.

Y me mira, ¿¿cuál es el siguiente ejercicio??. Y vuelve a llevar la vista hacia el techo mientras sonríe y, saborea esa sensación.

Anuncios

Un comentario en “press de banca

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s