press de banca

Siempre nos pasa. En la recuperación del press de banca, viene la reflexión más personal. En otros ejercicios hablamos de política o de deportes, pero a menudo, él para las mancuernas sobre su pecho y suspira. Y me cuenta…

Hoy he soñado que estaba en el vestuario de Ciudad Universitaria. He soñado los olores. He soñado los colores y el sonido de la ducha que nunca se termina de cerrar. He soñado poner crema calentadora en mis rodillas. Lo he olido. He soñado subirme las medias. Todo en su justo orden. Ponerme las espinilleras y las botas. Salir a calentar. Mi frecuencia cardíaca alterada por la competición. Salir al campo y empezar a calentar. Yo solo. Mis tobillos sueltos y saltando a ambos lados de la portería, caer al suelo sin un solo dolor y reincorporarme rápido y con la mirada hacia delante. Salgo de la portería para hacer unas carreras más largas y más intensas y me encuentro con el seleccionador. “Te veo superbien”, me dice, “¿por qué no te vienes al otro campo y juegas con la selección?” Sonrío emocionado y le contesto “pero no puedo, ahora soy parapléjico, no lo recuerdas?” y sigo corriendo, impulsando con mis tobillos ligeros, suelto, flexible y fuerte y sigo sonriendo. Con esa sonrisa me despierto y soy feliz con mi vida pero ojalá soñara todas las noches que vuelvo a prepararme para jugar al fútbol.

Y me mira, ¿¿cuál es el siguiente ejercicio??. Y vuelve a llevar la vista hacia el techo mientras sonríe y, saborea esa sensación.

MALLORCA

Bueno, Mallorca, la cafetería, ya me gustaría que fuera la isla. Si esa cafetería que los cafés de desayuno son chupitos a precio de Costa Café londinense… Y wifi lentorri.

En cada viaje que he hecho este año se ha movido el suelo que piso. A la vuelta de Lisboa también han cambiado muchas cosas en mi vida, pero tanto entrenamiento en inestabilidad empieza a dar sus frutos y me estoy adaptando. A las 7.30h hoy he bajado las escaleras de casa sonriendo porque las cosas cambian, porque eso me hace buscar nuevos proyectos y en definitiva me hace estar moviéndome y aprendiendo constantemente para ser mejor cada día.

Una amiga me dice que si fuera hombre habría conseguido más cosas en el mundo del rugby, pero yo prefiero pensar que aún no soy lo suficientemente buena y que tengo que seguir estudiando, aprendiendo y practicando para ser mejor. Y en ello estoy. Esquivando excusas para seguir avanzando.

He tenido muchos sentimientos sobre el rugby en Lisboa. Después del partido de Portugal, el equipo se quedó destrozado, sin fuerzas para entrenar y para preparar el partido. Pero en el partido de Rusia, los capitanes tiraron del partido hasta que se pusieron por encima. Es una lección de rugby que nunca olvidaré. Tampoco voy a olvidar las caras de los capitanes en la entrega de camisetas, en la charla y en el descanso. Y también recordaré las palabras de Juan Carlos sobre el amor al rugby.

 

Todo esto resuena en mi cabeza cuando llego a Madrid de madrugada para no perderme el partido de mi equipo que ya no es mi equipo. Hablo con los jugadores y el rugby me sigue dando cosas. Agradecidísima por todo lo que me han dado. Y sigo pensando y sacando fuerzas para mejorar y hacer mejores equipos.

Hay que ser mejor. Hay que ser mejor… es lo que sonaba en mi cabeza durante los 6 km que he corrido hoy. Allá voy!

 

 

 

Lisboa3

Partido despedida de Lisboa. Segunda oportunidad. De nuevo he vivido días increíbles en una ciudad preciosa y con un clima especial. Y todos los días sale el sol. Desde la ventana de mi habitación se ve el campo de rugby. Es la mejor visión al despertarse y la mejor al irse a la cama. Bastante tarde hoy por la preparación del partido. Queriendo arañar los detalles y saborear el trabajo con una generación especial, un campeonato especial, en una ciudad especial…

jamor1 jamor2 jamor3

Lisboa, volveré pronto!

JUAN RAMOSPOR1STAFF2PORTU2