por qué me gustan los jueves?

… porque huele a partido

… porque hay velocidad

… porque entrenamos en el campo 1

… porque es casi finde y…

“la felicidad está en la sala de espera de la felicidad”,

la felicidad no existe como tal, es el hecho de trabajar para buscarla lo que te hace feliz. Eso son los jueves.

chami1

 

 

Anuncios

PAU GASOL

Esta semana me han pasado un montón de cosas. Todo el tiempo me pregunto la razón por la que ocurren las cosas y siempre tengo esa sensación de que si hubiera cambiado alguna mínima decisión ahora mi vida sería otra o en otro sitio. Efectos de haber crecido viendo Regreso al Futuro…

Y precisamente es eso una de las cosas que me obsesiona. Las condiciones en las que hemos crecido nos hacen elegir un itinerario u otro. Siempre me pregunto cómo habrá influido en la vida de mi amigo Momín crecer en una casa sin sofá (que fue una cosa que me impactó muchísimo) o mi amigo Mario que nunca ha visto La princesa prometida, lo que indica que pasó muchos sábados/domingos por la tarde fuera de casa.

Pues estoy viendo el resumen de la NBA. ¿Está siendo el mejor año de Pau Gasol? Se fue “apenado” de Los Ángeles y quién iba a imaginar que esta sería su temporada, más rápido, más listo, con mejores decisiones y más … “suelto”. ¿Qué hubiera pasado si se hubiera quedado? Me fascina que la vida se pueda decidir en segundos…

Tomo todos estos datos para decidir qué quiero hacer próximamente. Futuro próximo y eso. Pero bueno, luego recuerdo que todo el tiempo que pierda en darle vueltas a esto, es tiempo que pierdo en disfrutar de otras cosas. Y lo que estoy segura, es que las cosas de las que disfruto, son las que marcarán mi futuro 😉

ENELDO y FIBRAS MUSCULARES…

     Vivir en un barrio guay es… que leas una receta de “sardinas marinadas” y cuando te dispongas a hacerla, veas que necesitas sal Maldon y eneldo fresco, bajes y lo encuentres en un par de tiendas. Pues ese no es el caso de mi barrio. Las fruterías tienen lo básico y la tienda de ultramarinos (si, se sigue llamando así) está cerrada por agostez.   Pero mi barrio es un barrio perfe para CORRER. Como una isla entre la Casa de Campo, el parque del Oeste y el parque de la Bombilla, pero llevo 53 días lesionada y empiezo a valorar más tener una tienda gourmet con eneldo…

     Hoy me han hecho mi primera sesión de EPI, algo por lo que ya han pasado algunos de mis jugadores, y tengo que ser 24 horas sofá, libros, pelis, series y posiciones raras en la espalda para usar el ordenador. Algo fácil con el Mundial de Rugby Femenino jugandose y el Europeo de Atletismo. Pero, en estos días me muero de ganas saltar, correr, nadar, levantar, tirar, bailar…Tengo una energía que me sale por los dientes y no se dónde reciclar! Pero sobre todo echo de menos correr muy rápido y hacer yoga. Mucho. 53 días. Muchoooo.

epi

     Respecto a la EPI, os lo puedo contar de un modo más científico, pero básicamente es como quemar fibras raritas para que crezcan nuevas fibras bien colocadas y te dejen moverte con normalidad. Vamos, como una inquisición pero con los tejidos de nuestros cuerpecitos. Pero bueno, la parte positiva de las lesiones, es que te conoces un poco más, trabajas con tu mente en plan “hacerte más dura” y para mi trabajo estoy aprendiendo un montón de cositas que me cuenta el fisio. Y también, las lesiones, sirven para darte cuenta que tienes alrededor gente muy muy guay que te quiere un montón. Gracias Semidiós, Lerdis, Oti, family… Son cositas de fibras.

epi2

BELLEZA

Estos días por Madrid estoy intentando trabajar mucho, para poder estar dos semanas de rugby con España XV. Eso me hace pasar muchas horas en la calle, en el Retiro, en el coche, solo mirando, esperando, y mientras tanto…el sol estaba debajo de las nubes, dejando una luz especial. Los edificios brillaban reflejando el suelo mojado y la gente se movía armoniosa al ritmo del tráfico y los sonidos de la ciudad. No podía parar de hacer fotos y cuándo llevas una cámara en la mano, estás más susceptible a las cosas bonitas. Focalizada.

Esta vez, esto no es una entrada para hablar de entrenamiento. Solo es eso. Observar la belleza. Y la hay.

…y en un momento, estos días, tuve esa sensación de dolor por la belleza, como lo que se siente al oír una canción de Radio Head, por lo efímero o como cuando duelen los recuerdos, pero en estos casos siempre es mejor ese tipo de dolor, que no sentir nada.

Madrid…

Imagen

 

PESTAÑAS POSITIVAS. CREER PARA CRECER

Hoy me han regalado una limpieza facial. Es la segunda este año. Y curiosamente la segunda de mi vida. Estaba yo ahí tumbada bajo la música zen mientras repasaba los equipos de DHB sur, cuando la chica me dice: Guau! Son tus pestañas, no llevas rímel, cómo puedes tenerlas tan oscuras? Nunca antes nadie me había hablado de mis pestañas, qué cosa! Tengo una parte de mi cuerpo guay y no tenía ni idea!. Cuando he salido a la calle, en chandal, of course, veía que la gente me miraba, no me extraña, con estas pestañas excelentes… hasta que me he parado en seco. Mmmmmm, antes de entrar ahí, si alguien me miraba por la calle yo pensaba, tendré un moco? ¿Solo unas palabras positivas pueden tener este efecto? Pues sí! Empírico. He hecho la prueba.

En mi siguiente entrenamiento, he ido a correr con un chico que está un poco perezoso (los estragos de las vacaciones de Navidad) y, no le he dicho ninguna mentira, pero le he ido hablando de todo lo bueno que tiene, lo fácil que corre, la buena técnica, el entrenamiento acumulado, que es alto, etc… y… en 5 minutos, él ha subido el ritmo y pedía más. Ha hecho un entrenamiento increíble y ha sido él el que me ha insistido en entrenar más esta semana. Es un pedazo de deportista y a mí se me había olvidado decírselo.

Los comentarios positivos están estudiados en el deporte desde hace mucho tiempo. Siempre que los hago buscando motivar al jugador tengo mucho cuidado en que sean verdad, porque, de otro modo puedes crear divos que no lo son. Pero, cuando causan efecto, son increíbles. A menudo creo extremadamente en mis jugadores y creo que con esa actitud ellos pueden sacar mucho de ellos mismos, como deportista. Estudié muy pronto el efecto Pigmalión, creo que en 2º de INEF y lo tengo muy integrado. Además el que yo crea de esa forma en mis jugadores no solo influye en ellos, a mi me hace tener más ganas de mejorar, ser mejor entrenadora, porque ellos se lo merecen.

Este año he creído especialmente en dos jugadores, ellos han mejorado, avanzado, placado, metido ensayos y yo también, porque para lograrlo, los tres hemos tenido que trabajar. Yo creía en ellos y ellos en mí.

Y ahora, a entrenar!

Este post se lo dedico a Rubén, que es una máquina de creer, de crecer y de decirnos siempre cosas positivas. Te envío un “pestañeo” 😉

Imagen

SABORES

Justo antes de que empezara el frío compré un montón de cajas de infusiones de diferentes sabores y “temáticas”. Todas las noches de invierno, desde hace años, después de cenar y después de venir de entrenar del campo de rugby o del gym, alguien hace la pregunta. Antes Zack, ahora Jess, muchas veces Alv… “Infu?” palabras mágicas. Una bebida caliente sin zapatos  es más de hogar que un sofá! Aunque la combinación de las dos cosas + manta es el guru-guru invernal perfecto.

Parece que en diciembre todo se acelera y  es pre-Navidad todo el mes, salimos más, comemos y descansamos peor. Pero por muy tarde que llegue a casa siempre, siempre nos tomamos una infusión. Hoy hemos elegido una que se llama Felicidad. No recordaba el sabor pero os juro que el primer sorbo ha sido como una infusión de curry. ¿Por qué? He leído los ingredientes y lleva: canela, jengibre, hinojo, anís, regaliz, cardamomo, naranja, albahaca, pimienta negra, lavanda y clavo. Muchos de esos ingredientes los lleva el curry. Pero en mi segundo sorbo, los sabores de canela y regaliz eran más potentes. Sería la sugestión de haber leído los ingredientes?. Será que tenemos que probar las cosas varias veces?

El mes pasado, la revista Investigación y Ciencia, dedicó su número a la alimentación. Uno de los artículos, titulado “Claves de la alimentación” hablaba sobre cómo nuestra consciencia sobre los sabores ha avanzado en los últimos años, cómo la globalización hace que ahora seamos conocedores de nuevos sabores que antes no estaban descritos y como hay mecanismos que condicionan nuestras preferencias gustativas.

Las enzimas de nuestra saliva fragmentan los alimentos llevando la comida hacia las papilas gustativas, que son un montón de protuberancias que recubren la lengua. En el instituto y en la facultad estudiábamos que la lengua tenía zonas específicas para cada sabor. Este mapa lingual era de 1901 y hoy está completamente superado. Se sabe que en cada papila hay “botones gustativos”, unas estructuras bulbosas formadas por entre 50 y 100 células replegadas unas sobre otras en forma de pétalo de flor. Estas células cuentan con receptores químicos que identifican los 5 sabores básicos: amargo, dulce, agrio, salado y umami  (es una palabra japonesa que describe sabores como la carne asada o la salsa de soja).

Pero, para qué sirven los sabores? Por qué viene nuestro cuerpo con esa app? Pues bien, los sabores nos ayudan a dar el visto bueno para comer lo que tenemos en el tenedor, así si es dulce o sabroso, probablemente sea nutritivo, pero si es amargo, tal vez sea tóxico. Además todo esto lo completamos con toda la información que nos da la nariz. Ayer cenando, Sobrado (hola man!) nos habló de una cerveza que olía fatal pero estaba muy muy buena. La nariz, por su parte, desde el paladar, detecta miles de compuestos volátiles, que integrados con lo que viene desde las papilas, dan un montón de sabores complejos. A veces, es un aviso más, pero nuestro cuerpecillo serrano nos da la oportunidad de que la boca pruebe lo que rechaza la nariz.

Ahora que los dos millones de programas de cocina que hay en la tv (yo no he visto ninguno pero no paraos de hablar de eso), todo el mundo domina un lenguaje plagado de palabras sobre sabores, pero si queréis algo aún más fuerte, ahí va el siguiente dato. Lo que una madre toma durante el embarazo, en nuestra vida (ya fuera de la madre), suele ser de nuestros sabores preferidos, porque, si mamá lo come, es que es bueno. Sin embargo ante algo desconocido, los niños por ejemplo tienen que probarlo una media de 9 veces, antes de que empiece a gustarles. Y algo más, varios experimentos con ratas, han demostrado que el que alguien ingiera algo que en principio no te gusta, te lo hace familiar y al final apetecible, claro que el experimento era con cacao (así cualquiera pica).

Por lo tanto, nuestro apetito puede ser condicionado por nuestras papilas, nuestra nariz, lo que haya comido nuestra madre, lo que hayan insistido  en que nos guste algo y lo que coma nuestro entorno.

En este enlace de la revista Nature se puede ver un mapa de sabores conectados ( http://www.nature.com/srep/2011/111215/srep00196/full/srep00196.html ), en el que se puede ver que un montón de alimentos comparten sabores y los dibujan conectados por lineas de diferente grosor según la relación que guardan con la abundancia de elementos comunes. Se dividen los alimentos en 14 categorías y se conectan según los sabores que comparten. Entre los alimentos que más sabores comparten están la cerveza y el rosbif (106 coincidencias). Quesos y vinos contienen muchos compuestos que suscitan el mismo sabor. Entre las frutas, la fresa comparte sabores con otros 42 alimentos.

Imagen

Algunos chefs con rollito científico ya habían visto que combinar alimentos tan diferentes como el chocolate y el queso azul no es algo tan descabellado y que sumando otros compuestos casan perfectamente en una de sus creaciones. En fin, a mí aún se me hace la boca agua cuando recuerdo las torrijas con  helado de curry que hacía Camacho en el 15 en 22. Hablando de curry… el sabor de mi infusión en mi último sorbo es casi menta, pero ahora está frío. Otra infu?

Imagen

Están dando en Sportmanía el Argentina – Nueva Zelanda, vaya partidazo. Argentina está espectacular frente al mejor equipo del mundo. Pero además hay tema, porque Sudáfrica está cada día mejor y todo esto sin hablar de Gales… Mientras veo que Wilko ya está anunciando el Mundial!

Este fin de semana, me he acordado de un momento de este verano. Estábamos a punto de jugar la final de un torneo con los Correcaminos y nos planteábamos si deberían jugar todos los que estábamos, porque había gente realmente novata, pero de pronto, Truman (que es un jugador que me encanta), dijo que eso diferenciaba al rugby de otros deportes y al Correcaminos de otros equipos. Y ganamos. Y ganamos por eso. Pero aunque hubiéramos perdido, yo habría ganado, porque me llevé ese momento. Este fin de semana también, han venido muchos Correcaminos y ha sido muy intenso en cuanto a rugby, muchos amigos han venido a jugar el Torneo de Atapuerca, que es un torneo de veteranos que organiza mi club y toda la semana hemos estado expectantes y emocionados por ver a la gente. El sábado por la mañana, y por primera vez dentro del torneo, jugué un partido de rugby de veteranas, con antiguas compañeras y amigas, luego vi jugar al Semidios dos minutos hasta que se abrió la ceja, me tomé un café con Schumi, estuve charlando con un montón de amigos. luego fui a ver jugar al CAU un amistoso contra Arquitectura y ví que salían cositas de las que se están entrenando,  luego fui a la fiesta del torneo y estuve bailando y riendo hasta las mil con un montón de gente que quiero… gente de rugby.

El rugby es lo primero en lo que pienso al despertarme (bueno después del mítico pensamiento de “5 minutos más” pulsando el despertador) y lo último que pienso cuando me voy a la cama. Pero este motor lo enciende los comportamientos y las acciones de la gente que he ido encontrando en toda mi vida de rugby, toda la gente que me ha enseñado a ser mejor. Así que este post va dedicado a:

Peloco, por apoyarme siempre

Rafuto, por oírme

Pulga, por enseñarme

Pedro Fuster, por cuidar de todo mientras yo no estoy

Rollo, por Capitán

Raul Kaiku, por darme cosas bonitas que ver cada mañana

Nacho Cateto, por traerme

Schumi, por mejorar

Danés, por intentar volar en cada salto más arriba

Osama, por superhéroe

Bol y Silvia, por ser auténticos pilares, juguéis de lo que juguéis

Marta Estelles, por futuro

Rocío, Barbara y Sol, porque me encanta jugar con vosotras

Oti, porque este año toca que seas tú la que se ilumina al hablar de su equipo

Miki Puerta, por dar siempre buenos consejos con y sin café

Soriano, por tener la fuerza de empezar una y otra vez y pedirme estar en eso

Zack, porque te pienso siempre

Rob y Noggie, por permitirme volver a llegar a casa contenta después de entrenar

Borja, por hacer que sea mejor entrenadora

Balloki, por mejorar día a día

Puma, porque verte me hace feliz

Chano, por tener ese no se qué familiar y rescatar a Jorge (¿?)

Raper, porque solo tú y yo entendemos algunas cosas que nadie más entiende

Jess, por decirme con acento francés que tenemos que subir por las escaleras, porque somos máquinas

Semidios, tú ya sabes por qué…

Y… me dejo a mucha gente, pero están dando el resumen del Sudáfrica – Australia y no me lo puedo perder!